AUTOBIOGRAFIA

Esta autobiografía fue escrita por la Sra. Araceli Egea, en el año 2003, en forma sencilla y resumida nos relata sobre su familia, estudios y los primeros años de su vida.

ARACELI EGEA POLO. Nacida en Caravaca (Provincia de Murcia) el día 13 de junio de 1924. Mis padres: Julio Egea López y María Polo Borín. Ambos maestros de Primaria, activos en su trabajo.

Viví muy poco tiempo en Caravaca, apenas uno o dos años. Siendo muy pequeñita, a mis padres los trasladaron a Yecla (Provincia de Murcia) España, donde transcurrió toda mi infancia. Mi papá falleció en Yecla y quedó mi mamá viuda. Luego la trasladaron, en su trabajo, a Castellón de la Plana, una ciudad más grande de la parte de Levante o Este de España, que está cerca de Alicante y de Valencia. Estando en Castellón, mi mamá me consiguió una beca para cursar estudios universitarios en la ciudad de Valladolid (Castilla) donde estudié, por cinco años la carrera de Filosofía y Letras (mención o especialidad en Historia, Geografía y Arte, Historia del Arte)

Mi mamá era amiga de la esposa del Rector de la Universidad de Valladolid porque habían estudiado juntas y, por eso me consiguió la beca; pero, para sostenerla, había que obtener buenas calificaciones, lo que ameritaba esforzarse más. Si no se pasaba alguna materia, se perdía la beca, lo cual, a mí, no me sucedió.

Eramos cuatro hermanos y yo la tercera entre ellos. Por orden de edad: Amelia Egea Polo, se graduó en la Universidad de Murcia como Doctora en Castellano y Literatura y fue siempre muy competente en su profesión. Ella era la mayor de los cuatro.

Seguía mi hermano Antonio que era comerciante y se desenvolvía de manera muy próspera. Tenía una avioneta particular en La Carlota y la manejaba él porque estudió piloto por entretenimiento. Era de carácter aventurero. El fue quien nos trajo a América. Primero, vino mi hermano mayor, luego yo y después mi hermano menor con mi mamá quien residió algunos años en este país y, en Caracas, falleció. Mi hermano menor se llamaba Francisco y lo nombrábamos “Paco”. Estudió en Venezuela Profesor de Educación y aquí vivió. No llegó a ejercer porque se enfermó. Como no se adaptaba bien al país, regresó a España y allí falleció. De los cuatro hermanos, sólo quedo yo.

En Venezuela, teníamos también más primos: Francisco, Rodolfo, Irene, Lola. Todos se casaron y graduaron aquí. Nos llevábamos muy bien por ser ellos personas muy agradables y amistosas. Tengo dos sobrinos, hijos de mi hermano Antonio: Ma. Angeles y Julio Egea; pero nos tratamos poco. Sus padres ya fallecieron.

Mis estudios. Aparte de Profesional en Educación, estudié la ciencia de la Grafología en Barcelona (España) siendo mi maestro una persona muy prestigiosa en esa especialidad, que escribió libros. Su nombre Muñoz Espinal. Fueron estudios por tres años; pero en tiempos de vacaciones. Me dieron un diploma que conservo.

Por cuenta propia, hice estudios de Psicopedagogía, Psicotecnia, Mentalismo, el arte Onírico de los Sueños, Simbología, Fisiognómica y Expresión Corporal, aparte de los conocimientos metafísicos.

Tuve un colegio propio que se llamó Francisco de Miranda, situado en la Avda. Luxemburgo de California Norte (Caracas) Este — Funcionó por 7 años y luego lo cerré por dificultades surgidas. Primero, éramos dos Directoras y Propietarias: Mi hermana Amelia y yo; pero, luego ella se cansó y yo le compré su parte, quedando sola como Directora del Colegio.

En mi profesión como educadora, tuve algunas dificultades, pues revalidar el título, por entonces, era muy difícil, casi imposible, así que tuve que desenvolverme por cuenta propia; pero sí me permitieron ser Directora de un Colegio inscrito en el Ministerio de Educación y totalmente válido.

Me naturalicé Venezolana apenas unos meses de llegar al país. No regresé más a España, pues me habitué a vivir aquí y no necesitaba regresar. Mi hija se llama Iris María Flor Egea. Nació en Venezuela. Se graduó en la Universidad Central de Estudios Internacionales.

Actualmente, tengo 79 años y sigo viviendo en la ciudad de Caracas. Soy Directora de Metafísica Renovada Ray Sol y de Fundación Ray Sol, trabajo que he desempeñado desde el año 1979 en que Conny Méndez desencarnó; es decir: hace 24 años. Estoy en perfecto estado de salud.

He escrito 16 libros, más uno que dejo terminado y otros más en preparación.

Como compositora, he escrito como 150 ó 200 canciones, algunas de las cuales son folklóricas, otras infantiles y las hay también que yo llamo “mundanas”.